WZSLO5UDIJBLNFUEWYPRADT7XE

Fórmula 1: la cúpula de Mercedes ensaya críticas por las actuaciones de los comisarios

El gesto desafiante de Toto Wolff, directo a la cámara de televisión, cuando Lewis Hamilton ensayó el adelantamiento sobre Max Verstappen en el giro 59 del Gran Premio de Brasil, reflejó el enojo que acumuló durante el fin de semana el jefe de la escudería Mercedes. La maniobra selló la victoria del siete veces campeón del mundo, consumó la obra maestra del británico en Interlagos, pero el descontento continuó, más allá del festejo en el podio de los dos pilotos de la escudería de Brackley, ya que Valtteri Bottas finalizó en el tercer puesto. Las sanciones con la que los comisarios deportivos castigaron a Hamilton, la nula intervención para investigar la polémica acción del neerlandés, en el giro 48, sobre el vencedor de la carrera, y la aceptación de Michael Masi, el director de carrera, de que no se revisaron las cámaras on board, alimentan las sospechas de una conjura.

“Creo que recibimos muchos golpes en la cara el fin de semana. Siempre fui muy diplomático en la forma en la que hablo las cosas, pero hoy la diplomacia se terminó”, disparó Wolff, que juntó rabia por la desclasificación de Hamilton en la qualy para la carrera Sprint -debió largar último- y ante la pasividad en la maniobra de la Curva 4, en la carrera Final, en la que de modo exprofeso Verstappen sacó de pista a su mejor espada. “Ver cómo repasaba el alerón trasero mientras el auto estaba en Parc Ferme [Parque Cerrado] sin consecuencias [por esa acción MadMax recibió una multa económica de 50 mil euros] y la decisión que se tomó en plena carrera para no investigar la maniobra [la polémica defensa de posición del neerlandés sobre el británico] fue un fuerte respaldo a Max”, alegó el jefe de Mercedes, que en su metralla dialéctica apuntó a Masi y a Christian Horner, el boss de Red Bull Racing.

El garaje de la escuadra de Milton Keynes se aferró a que no hubo incidente, que no se sacó ventaja y tampoco existió un roce entre los autos. “Los comisarios deportivos tomaron la decisión correcta. Hablamos muchas veces sobre la necesidad de dejarlos correr, así que una penalización hubiera resultado injusta: no se obtuvo ventaja y no hubo contacto. Los dos estiraron la frenada y se fueron largos”, comentó Horner a Sky F1. Si el discurso desconcertó un tanto a Wolff, la sinceridad de Masi terminó por descolocarlo. “No teníamos acceso a las cámaras on board. Las cámaras de 360° se descargarán y se verán una vez que los titulares de los derechos comerciales nos las proporcionen”, explicó el australiano, que concedió la posibilidad de que esas imágenes podrían ser irrefutables para sancionar con 5 o 10 segundos a Verstappen

Las maniobras al límite entre Verstappen y Hamilton no son nuevas, porque colisionaron en Silverstone, en la Curva Copse, y en Monza. En el Gran Premio de Gran Bretaña, el siete veces campeón recibió un castigo de 10 segundos, sanción que cumplió e igualmente ganó la carrera; en Italia, ambos quedaron fuera de competencia, aunque el neerlandés -encontrado culpable- penalizó con tres puestos en la grilla en el Gran Premio de Rusia, en Sochi. También hubo sobrepasos ajustados, como el que intercambiaron en Portugal, y acciones polémicas, como la que compusieron durante la clasificación en Austin, en el GP de Estados Unidos, donde MadMax lanzó un insulto por radio a su contrincante.

También protagonizaron una largada ajustada en Imola, en el Gran Premio de Emilia Romagna, en la que Verstappen estranguló a Hamilton, que se quejó la radio sobre los daños que esa maniobra provocó en el Mercedes N°44, y hasta en las pruebas de clasificación dejaron detalles, como cuando en Hungaroring, después de marcar el mejor tiempo, Hamilton salió al tramo final de la qualy por delante de los autos de Verstappen y su compañero Sergio Checo Pérez, una jugarreta con la que les hizo perder ritmo a los pilotos de Red Bull Racing. El resultado fue que el británico ratificó la pole, mientras que el neerlandés quedó en el tercer escalón, por detrás de Bottas.

svg%3E

Los dos aspirantes a la corona 2021, el resto de los pilotos ya quedaron sin posibilidades, arrastran también polémicas en el pasado y frente a otros rivales. La batalla entre Hamilton y Nico Rosberg en la campaña de 2016 generó un clima de tensión dentro de Mercedes; el británico, en su campaña estreno, en 2007, tuvo diferencias con Fernando Alonso, bajo el techo de McLaren. Los encontronazos con Alex Albon, cuando el tailandés era piloto de RBR, también agitaron la rivalidad entre las fábricas de Brackley y Milton Keynes. Por su parte, Verstappen se hizo fama de “peligroso” en Spa-Francorchamps, cuando chocó a las Ferrari de Kimi Raikkonen y de Sebastian Vettel; al alemán también lo perjudicó en el GP de China 2018, con un toque insólito. La peor reacción del neerlandés se produjo fuera de pista, cuando empujó a Esteban Ocon en el GP de Brasil 2018, después que el francés le privara de la victoria por un incidente.

Fuente: La Nación

svg%3E
Siguiente
Autoeslalon

Mi Carro Close (×)

Tu carrito está vacío
Ver tienda